Las personas son historias: El intercambio de experiencia a través de la lectura

Actualizado: 29 jun

Las historias fluyen a través de nosotros, quedando grabadas en nuestra mente, tal vez en nuestra alma, como experiencias imborrables, convirtiéndonos en libros humanos. Para mí, esto es un concepto más que fascinante y por el que me intereso demasiado, ya que mi visión como escritora, es poder abordar mis relatos de tal manera que mis lectores puedan verse involucrados en ellas.





Para que, desde un tiempo o distancia remota, logren vincularse con los personajes como si estuvieran manteniendo una conversación con alguien que acabo de conocer.


Pero, el concepto de human library abarca fronteras más allá que solo el intercambio de emociones y experiencia a través de la lectura. Es un tema filosófico, con tanta tela que cortar que es difícil abordar todo lo que propone.


Libros humanos: Las personas están hechas de matices gracias a sus historias




Nadie ni nada en esta vida es simple, por ello, no existe nada más erróneo que pensar que las cosas son de un extremo u otro, día o noche, blanco y negro. Las personas están hechas de matices, pero, ¿De qué se componen estos extractos de su alma? Hay quienes dicen que todos nacemos siendo predestinados, marcados a seguir una línea fija.


No obstante, cada individuo a lo largo de su vida sufre, ríe, llora y se alegra, esto debido a las experiencias, a momentos determinados en nuestra vida que nos generan dichas emociones.

Y cada una de estas vivencias hace una marca imborrable en nuestra esencia, y que define muchas de nuestras facetas, convicciones y pasiones. Las escritura y poder conectarme con mis lectores es lo que más adoro en este mundo, y esto se debe a lo que he experimentado, viajado a otros países, así como haber conocido a personas nuevas.





Somos capaces de guardar estos recuerdos como un libro guarda sus relatos, que se quedan allí para luego ser contadas y contagiar a otras personas con dichos acontecimientos.

Ser un libro humano implica que, como seres pensantes, guardamos toda la información que experimentamos a lo largo de nuestras vidas en forma de registro. Como una enseñanza que luego sirve para inspirar a otros.

Los libros: Un modo de enriquecer estas historias




Las personas son historias, de eso no hay dudas, pero estos libros humanos pueden enriquecerse a través de más anécdotas, más contextos, que pueden ser vividos por otro individuo.


En ocasiones, cuando leemos un libro, podemos ponernos en los zapatos del lector, empezar a percibir lo que, posiblemente, hayan sido sus sentimientos en ese momento de forma legítima.

Cuando un libro es hecho con la intensión de transmitir una historia, más allá de solo contarla, cada palabra queda grabada en nuestra alma con tinta indeleble. Ellas, se vuelven parte de nuestro ser y pensar, empezamos a empatizar con ciertas experiencias que, de otro modo, no habríamos podido entender.


Es entonces que podemos decir que los libros son instrumentos para el aprendizaje para el alma, una pieza de conocimiento que transciende el tiempo y el espacio. Nosotros, podemos percibirnos como dicho instrumento, y transmitir de la manera que sea estas vivencias, porque las personas son historias, y en ellas se hallan nuestras verdades.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo